Naler

truck, highway, highlights-1787557.jpg

Cómo aumentar la rentabilidad en el transporte de materiales pulverulentos

Tanto por carretera como en transporte ferrovial

En un sector en el que se manejan cifras tan elevadas como es el logístico, tanto por el equipamiento en sí (flotas de camiones cisterna y depósitos) como por las mercancías que se transportan, es imprescindible contar con accesorios de la mejor calidad. Ahorrar en la inversión destinada para los acoples, mangueras, válvulas, filtros y demás accesorios es una estrategia errónea pues, a la larga, estas piezas son las que más se usan, contribuyendo a disminuir la vida útil de los camiones y a poner en riesgo de contaminación los productos almacenados. Más aún si tenemos en cuenta que estas piezas son, de todas las que componen un camión cisterna, las menos costosas.

En el manejo de pulverulentos esta situación es, si cabe, más perentoria, pues la textura de estos productos es más agresiva con los depósitos que los fluidos y los gases. Por ejemplo, las válvulas de mariposa, bridas y acoples para cisternas de fabricación alemana (que suponen más del 40/50% del mercado) deben cumplir con la normativa DIN, más conocida como TW. Estas válvulas de mariposa pueden ir con junta de elastómero (para harina y cemento) o cierre metal-metal (para azúcar, cal o marmolina) y es importante que sean de aluminio, igual que los acoples o las válvulas de seguridad. El motivo es simple: una válvula de mariposa con las dos bridas necesarias para su instalación, en hierro alcanza un peso de casi 8kg, mientras que en aluminio sólo 3. Esta diferencia, que puede parecer insignificante, supone poder transportar 5kg más de producto en cada viaje sin superar la carga máxima del camión, lo que en una flota con diez vehículos supone, en sólo una decena de viajes, media tonelada de mercancía transportada. Y esto sólo si contamos uno de los múltiples accesorios presentes en el circuito de la cisterna.

Válvula de Mariposa en aluminio con junta de elastómero

Este tipo de detalles son los que pueden ahorrar costes en el proceso de transporte y transvase de materiales pulverulentos o, por el contrario, aumentar los gastos si no se dispone de los accesorios más adecuados en cuanto a calidad y características. Por ello es tan importante contar con un proveedor de confianza que no sólo se preocupe por vender, sino que sea un experto conocedor del sector y asesore a sus clientes sobre las soluciones que mejor se adaptan a sus necesidades.